Página editada por Antonio L. Manzanero, profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid. España

Translate

Facultad de Psicología
Campus de Somosaguas
28223 - POZUELO DE ALARCÓN (MADRID)
Accesos:  Metro Ligero (Campus de Somosaguas)  Autobuses: A,H,I

Seminario: Fundamentos básicos de neurociencia aplicados a la psicología del testimonio


FECHAS: 15/12/2017 - 16/12/2017

DURACIÓN: 8 horas.

DESTINATARIOS: Psicólogos/as y estudiantes del último curso de Grado de Psicología.

ORGANIZA: Sección de Psicología Jurídica del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.

Introducción

Las neurociencias han avanzado considerablemente en los últimos años, hasta convertirse en la principal perspectiva desde la que abordar las explicaciones sobre el funcionamiento cognitivo humano. De este modo, a día de hoy no se entiende el estudio de los procesos de memoria, atención, percepción, lenguaje o pensamiento sin acudir a sus fundamentos biológicos. Estos avances surgen de la mano del desarrollo de nuevas tecnologías (pruebas de imagen) y la realización de multitud de investigaciones mediante su uso. La Psicología del Testimonio trata de la aplicación de los conocimientos sobre el funcionamiento de los procesos cognitivos a la optimización de los procedimientos de obtención y valoración de la prueba testifical. Así, la neurociencia se ha convertido en una perspectiva más para el abordaje de los testimonios en contextos policiales y judiciales. Probablemente, las técnicas más conocidas sean los Potenciales Evocados (P300) o la Resonancia Magnética funcional (RMf) como procedimientos para detectar mentiras. Sin embargo, existen muchas falsas creencias sobre estas nuevas propuestas, por lo que para un adecuado trabajo basado en la evidencia se hace necesario que los profesionales (psicólogos forenses) tengan un mayor conocimiento de estas técnicas, su validez científica y las teorías que las sustentan.

Contenidos

Módulo 1:
- La psicología del testimonio y el problema de la memoria de los testigos
- La exactitud de las declaraciones
          - Procesos de memoria
          - Factores de influencia
- Principales hitos de los estudios sobre la memoria de los testigos
          - Las memorias de hechos traumáticos (memorias traumáticas, TEPT, flasbulb memory…)
          - La detección de la mentira

Módulo 2:
- Plasticidad cerebral. Implicaciones para el testimonio.
            - Concepto de plasticidad. Tipos de plasticidad
- Procesos cognitivos y sus sustratos neurobiológicos. Principales procesos cognitivos implicados en el testimonio: atención y memoria.
          - Relaciones neurales y funcionales entre la atención y memoria con las emociones
          - Cambio de la atención y memoria en función de la edad.
- La reacción de estrés como modulador de la memoria. El cerebro como liberador y receptor de moléculas señalizadores.
          - Controlabilidad percibida. Respuesta diferencial
          - Cortisol y catecolaminas como moduladores del continúo atención-memoria.
- Cognición proactiva. Posible fuente de distorsión del testimonio.

Módulo 3:
- Cómo acceder a la mente.
           - Estudio de las señales cerebrales y periféricas.
- Aproximaciones básicas en la detección de engaño.
          - Test de información oculta
- Psicofisiología y detección de engaño.
          - Uso de potenciales evocados en contextos jurídicos
          - ¿Existe suficiente evidencia empírica para la aplicación de potenciales evocados en contextos             jurídicos?

Profesorado

Antonio L. Manzanero. Universidad Complutense de Madrid, España.
Miguel A. Álvarez. Universidad de la Habana, Cuba.
Lucía Halty. Universidad de Comillas, España.

Lugar de celebración

Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid C/Cuesta de San Vicente 4, 5ª planta.28008 Madrid

Fecha

Viernes 15 de diciembre de 16.00 a 20.00 h. y sábado 16 de diciembre, de 10.00 a 14.00 h.

Precios

Colegiados desempleados, colegiados jubilados y estudiantes asociados al Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid: 55 €
Psicólogos colegiados, miembros de la Sección de Psicología Jurídica, miembros de la APF y estudiantes: 60 €
Psicólogos no colegiados: 80 €


Forma de pago

Efectivo o tarjeta: mediante pago directamente en la sede del Colegio.
Transferencia bancaria: enviar copia junto al boletín de inscripción a favor del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid. Banco Sabadell CC IBAN ES94 0081 0655 6100 0135 8636.

Pinchando en el enlace de "Inscribirme a esta actividad".

Nuevo número del Anuario de Psicología Jurídica 2017



Vol. 27. Núm. 1. 2017 Páginas 1-130
 
 
 
El sexismo como predictor de la violencia de pareja en un contexto multicultural
Ainara Arnoso, Izaskun Ibabe, Maitane Arnoso, Edurne ElgorriagaAnuario de Psicología Jurídica 27 (2017) 9-20Resumen - Texto Completo - PDF
 
 
Modelo ENCUIST: aplicación al perfilado criminal
Lucía Halty, José Luis González, Andrés SotocaAnuario de Psicología Jurídica 27 (2017) 21-31Resumen - Texto Completo - PDF
 
 
Agresores sexuales juveniles: tipología y perfil psicosocial en función de la edad de sus víctimas
Carlos Benedicto, David Roncero, Luis GonzálezAnuario de Psicología Jurídica 27 (2017) 33-42Resumen - Texto Completo - PDF
 
 
Análisis comparativo de la percepción de la conducta violenta grupal por parte de jóvenes agresores y no agresores residentes en la Comunidad de Madrid (España)
María Jesús Martín, José Manuel Martínez, Rubén García-Sánchez, Begoña Aramayona, Carmen Almendros, Cristina JiménezAnuario de Psicología Jurídica 27 (2017) 43-50Resumen - Texto Completo - PDF
 
 
Propiedades psicométricas del cuestionario de personalidad EPQ-A en una muestra de adolescentes hispanohablantes
Miguel Ángel Alcázar-Córcoles, Antonio Verdejo-García, José Carlos Bouso-Sáiz, Javier Revuelta-Menéndez, Ezequiel Ramírez-LiraAnuario de Psicología Jurídica 27 (2017) 51-6Resumen - Texto Completo - PDF
 
 
Psychopathy: Legal and neuroscientific aspects
Joaquin Ortega-Escobar, Miguel Ángel Alcázar-Córcoles, Leopoldo Puente-Rodríguez, Enrique Peñaranda-RamosAnuario de Psicología Jurídica 27 (2017) 57-66Resumen - Texto Completo - PDF
 
 
Escala de Gravedad de Síntomas del Trastorno de Estrés Postraumático según el DSM-5: versión forense (EGS-F)
Enrique Echeburúa, Pedro J. Amor, José Manuel Muñoz, Belén Sarasua, Irene ZubizarretaAnuario de Psicología Jurídica 27 (2017) 67-77Resumen - Texto Completo - PDF
 
 
Stability of autobiographical memory in young people with intellectual disabilities
Claudia Morales, Antonio L. Manzanero, Alina Wong, Mar Gómez-Gutiérrez, Ana M. Iglesias, Susana Barón, Miguel ÁlvarezAnuario de Psicología Jurídica 27 (2017) 79-84Abstract - Full text - PDF
 
 
Age-related differences in the phenomenal characteristics of long-term memories of March 11, 2004 terrorist attack
Rocío Vallet, Antonio L. Manzanero, Javier Aróztegui, Rubén García ZurdoAnuario de Psicología Jurídica 27 (2017) 85-93Abstract - Full text - PDF
 
 
Cognición, emoción y mentira: implicaciones para detectar el engaño
Iris Blandón-Gitlin, Rafael M. López, Jaume Masip, Elise FennAnuario de Psicología Jurídica 27 (2017) 95-106Resumen - Texto Completo - PDF
 
 
Custodia compartida, corresponsabilidad parental y justicia terapéutica como nuevo paradigma
Francisca Fariña, Dolores Seijo, Ramón Arce, Ma José VázquezAnuario de Psicología Jurídica 27 (2017) 107-13Resumen - Texto Completo - PDF

Localizan la «materia oscura» de la memoria


Un trabajo en Science demuestra que la memoria a corto plazo no es tan efímera como se pensaba. Permanece durmiente y se puede «resucitar» con estimulación magnética 

Pilar Quijada
Madrid

En nuestro día a día nos servimos de una memoria considerada efímera, denominada a corto plazo, que nos permite mantener en mente de forma activa una pequeña cantidad de datos el tiempo suficiente para realizar todo tipo de tareas. Su capacidad es muy pequeña, de unos 5 o 7 dígitos solamente. Es lo que nos permite, por ejemplo, memorizar un número de teléfono por unos segundos mientras lo anotamos. La capacidad para mantener esta información es fundamental para procesar la información que recibimos a diario y aprender.
Por ejemplo, el nombre de alguien que acabamos de conocer, se mantiene durante segundos en esa memoria efímera, también concida como memoria de trabajo, mientras las neuronas que soportan el recuerdo están activas. Si la persona es significativa para nosotros, el nombre pasará en unos días a la memoria a largo plazo. Sin embargo, ¿dónde va ese recuerdo durante el tiempo intermedio, cuando ha dejado la memoria de trabajo y todavía no ha pasado a la memoria a largo plazo?. Un equipo de investigadores ha arrojado luz en este, hasta ahora, «limbo» cognitivo.
Las neuronas no necesitan estar activas para guardar un reucerdo
Las neuronas no necesitan estar activas para guardar un reucerdo

"Se trata de un hallazo realmente fundamental. Es como encontrar la materia oscura de la memoria", destaca Geoffrey Woodman, neurocientífico cognitivo de la Universidad de Vanderbilt, en Nashville, que no ha participado en el trabajo. Y siguiendo con el simil de la materia oscura añade: "Es difícil verlo o medirlo de forma clara, pero tiene que estar ahí afuera. De lo contrario, las cosas se desvanecerían».
El revuelo viene porque hasta ahora se creía que, para que estas memorias a corto plazo puedan recordarse, las neuronas que representan ese recuerdo tienen que estar activar de forma continuada. Sin embargo, un trabajo publicado en la revista Science echa por tierra esa teoría y demuestra que el recuerdo permanece durante más tiempo y sólo hay que activar las neuronas que lo custodian por medio de la atención, es decir, la voluntad de querer recuperarlo. O dicho de forma más sencilla, "el trabajo muestra que los recuerdos puede resucitar desde ese limbo de la memoria", señala en Science Jessica Boddy.
Los resultados del estudio demuestran que solo es necesario que la actividad neuronal que soporta un recuerdo entre en acción de nuevo cuando la persona que está tratando de recordar concentra su atención de forma consciente en dicho recuerdo. Estos resultados sugieren que hay diferentes maneras de que la memoria «operativa», o a corto plazo, almacene la información, dependiendo de si dicha información se evoca de forma activa o no.
Sus observaciones apuntan a una nueva forma de memoria de trabajo, que los investigadores apodan "memoria de prioridad" a largo plazo y que existe de sin necesidad de una elevada actividad neuronal. De acuerdo con otros trabajos recientes, explica Boddy, el estudio sugiere que la información puede de alguna manera mantenerse entre las sinapsis que conectan las neuronas, incluso después de que la memoria de trabajo convencional se haya desvanecido.
En este estudio, Nathan Rose y su equipo, de la universidad de Wisconsin, han analizado la actividad cerebral de los participantes cuando veían estímulos como un rostro, una palabra o puntos en movimiento. Lo que hicieron los investigadores fue señalar un determinado estímulo como importante para recordar y luego utilizar un software para localizar la actividad cerebral que representaba ese estímulo en particular en la memoria operativa de la persona.
Después, mientras se distraía a los participantes, la actividad cerebral que representaba el estímulo marcado como importante se disipaba, como si se lo olvidara, lo que sugiere que la información que se almacena en la memoria operativa no requiere una actividad neuronal elevada y prolongada para mantenerse, sino que esto se logra a través de diferentes mecanismos.

Resucitar recuerdos

Curiosamente, un pulso de estimulación magnética transcraneal dirigido fue suficiente para revivir el recuerdo, pero solo cuando los voluntarios iban a necesitar recordar la información relacionada más adelante. La estimulación magnética transcraneal es una forma no invasiva de estimulación de la corteza cerebral que comenzó a utilizarse hace más de dos décadas y ha demostrado su eficacia en el tratamiento de algunos trastornos como la depresión resistente a fármacos.
Estos descubrimientos sugieren que la memoria a corto plazo es dinámica y modificable a través del control cognitivo, según explican los autores. Y, lo que es más importante, abren una nueva esperanza en patologías en las que la capacidad para seleccionar información relevante de la que no lo es esta disminuida.
"Los buenos estudios tienden a plantear más preguntas de las que responden. Y este trabajo hace exactamente eso", resalta Woodman. En última instancia, dice, esta nueva memoria podría tener una serie de implicaciones prácticas, como ayudar a las personas con afecciones neurológicas relacionadas con la memoria, como la amnesia, la epilepsia y la esquizofrenia. O por qué no, el alzhéimer.